Salud pública en el marco del punto 4: Drogas ilícitas

banner scp

En el  punto 4 del Acuerdo: Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, el Gobierno  las Farc-Ep y las comunidades  resaltan la preocupación que hay por el consumo de drogas ilícitas,  que ha sido ocasionado por condiciones económicas, sociales, familiares e incluso culturales que debe ser abordado como un tema de salud pública con compromisos por parte de las autoridades, familias e  instituciones, para crear programas para la atención, prevención para la sociedad civil, en especial para niños, niñas y adolescentes.  (Acuerdo final, pág. 116)

En la emisión del 14 de Junio de 2017 en el programa Sintonízate se invitaron diferentes analistas y líderes de las regiones para ampliar el tema. El primero fue Julio Arenas, analista e investigador del conflicto armado en Colombia, que afirma que en el país hay  fuertes niveles de exclusión hacia la población consumidora, es por eso que se propone reformular la ley 30 para crear planes de prevención, educación sobre el consumo de drogas.

También, destacó que es importante separar los conceptos de consumidor y productor campesino, para que se rompan esos estigmas que son importantes para la implementación de los Acuerdos. Estos cambios se deben priorizar con educación para dejar de llenar las cárceles de personas que en realidad necesitan atención y ayuda.

Programa conjunto UNODC/OMS sobre el tratamiento y la atención a la drogodependencia

Martha Elena Ardila, directora de la Fundación Ginestra, especializada en consumo, afirma que hay un conjunto de políticas que busca garantizar, la salud de población, mejorando condiciones de vida para las personas consumidoras. Pero que es importante promover la participación de toda la sociedad de estas políticas públicas, primando la intervención y pedagogía en los colegios. 

Sin embargo, es importante que en  estas políticas públicas se involucren las redes de apoyo como: la familia, amigos para apoyar a las personas y brindarles atención sicosocial, debido a que este es un problema en el que estamos involucrados todos.

“Nos estamos uniendo para hacer pedagogía para la prevención de cultivos ilícitos” afirma Andrés Juajiboy, líder social del Bajo Putumayo, que resalta el acompañamiento que están haciendo las organizaciones para evitar el consumo y la producción de coca en su región, garantizando soluciones alternativas para los campesinos productores y educación para evitar el consumo de sustancias ilícitas.

La drogadicción, un reto en los acuerdos de La Habana

“El estado debe consultar con los pueblos indígenas para definir las políticas públicas” Juvenal Arrieta, consejero y miembro del equipo negociador del capítulo étnico, quien señala que las políticas públicas  deben contemplar una caracterización de grados de consumo por regiones, para crear políticas que promocionen programas de prevención, quitando lo ilícito y adictivo, pero resaltando el enfoque cultural que tiene esta planta y lo que representa para las comunidades indígenas.

Finalmente, es importante manifestar que las organizaciones indígenas están revindicando todo el uso cultural de este tipo de plantas para la propuesta de políticas de salud pública, debido a que las comunidades están esperando a que se defina una capítulo especial que incluya el uso de la planta de coca como uso medicinal de las comunidades indígenas.

Por: Michelle Silva. Comunicaciones Justapaz. 

Escuche el programa radial sobre este tema: