…Y no se adiestrarán más para la guerra

OC ARCHIVOÉstas fueron las palabras de Ricardo Esquivia, exdirector de Justapaz, quien en compañía de otras personas de la iglesia Menonita de Colombia, desde el año 1991, iniciaron un proceso participativo de incidencia política para posicionar el tema de la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio en Colombia y de paso proponer alternativas civiles para los jóvenes, en torno a la construcción de paz y el desarrollo integral.

El pasado 15 de junio el comité conciliatorio de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el texto final de plenaria de Senado, frente a la Ley de Reclutamiento Militar en Colombia, la cual pasó a sanción presidencial.

Éste proceso de aprobación tardó cerca de 2 años, a partir del proyecto de ley 101 de 2015 presentada por el Ministerio de Defensa, documento que planteaba preocupantes retrocesos en la garantía de los derechos de los jóvenes frente a la definición de la situación militar, ignorando los pronunciamientos de la corte constitucional, respecto a la objeción de conciencia entre otros aspectos.

Desde ese momento, un grupo de organizaciones sociales nos articularon con congresistas que en coherencia con los derechos de los jóvenes, se convirtieron en abanderados de propuestas que desde las organizaciones de derechos humanos se vienen promoviendo desde hace más de 25 años.

Durante el año 2016, en cabeza del representante Alirio Uribe se realizó ponencia negativa en la comisión 2 de la cámara de representantes, obteniendo una clara oposición frente a las propuestas de las organizaciones sociales. A partir de este momento, las organizaciones, colectivos y movimientos juveniles adelantamos una estrategia comunicativa para la exigencia al Presidente Santos en el cumplimiento de su promesa de campaña de eliminar el Servicio Militar Obligatorio.

El primer resultado del 2016 fue incluir en el texto del proyecto de ley 154 de 2015, que recogía el proyecto 101 de 2015, la objeción de conciencia como causal de exoneración, entre otros aspectos como la eliminación de la exigencia de la libreta militar para obtener la licencia de conducción y el Con el apoyo de: Proyecto de Noviolencia y Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio. pasaporte. Éste importante rol que representaron los equipo asesores de congresistas como Alirio Uribe, Iván Cepeda, Ángela María Robledo y Víctor Correa, así como organizaciones que durante años han asumido ésta causa de eliminar el servicio militar en Colombia, fue fundamental para obtener un texto menos regresivo e inconstitucional, que fue aprobado en plenaria de la cámara en 2016.

En el mes de mayo, las acciones continuaron a la luz de la ponencia presentada por el Senador Luis Fernando Velasco, quien fue delegado para asumir este proyecto de ley en el Senado, él junto a su equipo asesor realizaron una importante labor a la hora de retomar el texto e incluyeron aspectos como la modalidad de servicio social militar, la amnistía para los remisos, regulación de las cuotas de compensación, así como una larga lista de beneficios para los soldados, entre las cuales se destaca las oportunidades para realizar estudios de bachillerato y formación técnica, durante el tiempo del servicio.

Las organizaciones sociales, realizamos un análisis profundo de este texto, y se logra realizar una propuesta de articulados que recogían las proposiciones presentadas en la comisión 2 de la cámara y que no fueron aprobadas.

Hoy gracias a estas acciones de incidencia y articulación con los equipos de los congresistas, tanto Senado y Cámara, aprueban una ley que reforma la actual ley 48 de 1993, si bien, consideramos y celebramos que finalmente, el congreso haya escuchado las voces de los objetores y objetoras en Colombia, somos conscientes que el trabajo no termina aquí, aún sigue el sin sabor de no lograr una eliminación definitiva del servicio militar, la regulación de una alternativa civil que aporte efectivamente a la construcción de paz y a los procesos de postacuerdo.

Ahora la principal labor será pedagógica, buscando incidir en los y las jóvenes de las regiones a la hora de tomar decisiones sobre sus proyectos de vida desde la Noviolencia Activa, que la opción no sea tomar un arma para poder acceder a la educación o posibilidades laborales estables y dignas.

No celebramos la postura militarista de algunos representantes del Estado, quienes aseguran que para labrar un mejor país, cada joven necesita instrucción militar para servir a la patria, para nosotros y millones de jóvenes en los territorios, la paz se está construyendo con propuestas culturales, políticas y educativas, ahora como hace 25 años, la premisa es #OBJETORESPORLAPAZ.

…y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.

Isaías 2:4

Proyecto de Noviolencia y Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio de Justapaz. 

Con el apoyo de: LOGO SWEFOR TRANSPARENCIA